Ilustración: www.sxc.hu

Ilustración: www.sxc.hu

En enero del 2011 Jaime Ravinet (DC), ministro de Defensa en ese entonces, no quiso entregar información al Consejo para la Transparencia sobre la compra de un puente mecano para la Región del Biobío con dinero de la ley reservada del cobre. Ante la polémica que se desató, el 13 de enero, Ravinet presentó su renuncia “indeclinable e inmediata”. Al otro día asumió Andrés Allamand (RN) como nuevo ministro de Defensa, cargo que mantiene hasta el día de hoy con un 75% de aprobación (Adimark, diciembre 2011).

A ese primer cambio, se sumaron otros por “mala evaluación de sus gestiones ministeriales”, según señaló el gobierno en ese momento a la prensa. Salió Camila Merino de Trabajo, asumiendo dicha cartera la hasta entonces senadora, Evelyn Matthei (UDI). En Transportes, Pedro Pablo Errázuriz reemplazó a Felipe Morandé, y Ricardo Raineri dejó el Ministerio de Energía y asumió Laurence Golborne como biministro de Minería y Energía.

Kodama

En abril del 2011 la constructora Kodama demandó al Serviu Metropolitano exigiendo $41 mil millones por costos extras en la construcción de un corredor del Transantiago. Luego de un cuestionado acuerdo judicial en que el Serviu acordó pagar $17 mil millones. El Ministerio de Vivienda y Urbanismo se vio envuelto en una polémica, ya que el acuerdo llevaba la firma de la ministra Magdalena Matte, quién con el objetivo de “evitar un conflicto político innecesario", presentó su renuncia a la cartera de Vivienda, siendo reemplazada por el entonces intendente de la Región de O'Higgins, Rodrigo Pérez Mackenna.

Hacia un gabinete más político

En un ambiente marcado por las movilizaciones estudiantiles y una baja de popularidad en las encuestas, en julio el presidente realizó un nuevo ajuste ministerial. El 18 de julio se renovaron ocho carteras, reforzando el carácter político del gabinete que comenzó con la inclusión de Allamand y Matthei.

 Andrés Chadwick y Pablo Longueira, ambos de la UDI, remplazaron a Ena Von Baer (Secretaría General de Gobierno) y a Juan Andrés Fontaine (Economía), respectivamente. Más adelante Von Baer sería designada senadora por la UDI en el lugar de Longueira.

Joaquín Lavín era el ministro de Educación y con el conflicto estudiantil por detrás, su cartera pasó a ser la peor evaluada del gobierno por lo que pasó a encabezar el  Ministerio de Planificación y Felipe Kast, ministro de dicha cartera, fue removido.  En Educación se nombró a Felipe Bulnes, quien en ese momento era el ministro de Justicia y ese ministerio quedó a cargo del abogado Teodoro Ribera.

Laurence Golborne dejó la doble función como titular de Energía y Minería para pasar a encabezar el ministerio de Obras Públicas, en reemplazo de Hernán de Solminihac, quien asumió el Ministerio de Minería. En Energía, quedó Felipe Echeverría, quien tres días más tarde renunció por conflictos de intereses, ya que su constructora mantenía contratos con empresas eléctricas y con Enap, lo que implicó nombramiento de Rodrigo Álvarez.

Renuncias

El último ajuste en el gabinete se realizó el 29 de diciembre de 2011, cuando se cumplieron 21 meses del gobierno de Sebastián Piñera. El ministro Pablo Longueira tuvo un rol protagónico al anunciar el cambio ministerial, antes que el vocero Andrés Chadwick, lo que luego justificó como un “lapsus”. En esa ocasión renunciaron los titulares de Educación, Felipe Bulnes, y Agricultura, José Antonio Galilea.

Bulnes argumentó que “hay que cambiar una cara marcada por el conflicto”. La responsabilidad de ser esa nueva cara, la tuvo el actual ministro Harald Beyer.  En el caso de José Antonio Galilea, él dejó el ministerio de Agricultura, por motivos familiares y ahora Luis Mayol pasa a encabezar la cartera.