La historia detrás del supuesto 'filtro pro-Juan Manuel' en las encuestas // El candidato presidencial por el Partido de la U, Juan Manuel Santos, durante un acto de campaña en Cúcuta, Norte de Santander, el 7 de mayo de 2010(Foto: AFP PHOTO | Eitan Abramovich)

El candidato presidencial por el Partido de la U, Juan Manuel Santos, durante un acto de campaña en Cúcuta, Norte de Santander, el 7 de mayo de 2010

"El estudio introdujo filtros adicionales para conocer la intención de los colombianos de participar en los comicios", explica la revista. "Indagó si quienes dicen que van a votar han inscrito su cédula o saben dónde pueden sufragar si no lo han hecho, y concluyó que el 66 por ciento dice que seguramente votará y el 76, que probablemente lo hará".

La alusión a ese 'filtro adicional', que normalmente habría pasado desapercibido, adquirió dimensiones conspirativas. Primero, porque horas antes de que CM& revelara el resultado de su encuesta con el Centro Nacional de Consultoría la semana pasada, en twitter circuló el chisme de que Mockus registraba 44 puntos y Santos 28. Y cuando finalmente salió el resultado oficial, la distancia entre Mockus y Santos era de tan solo 4 puntos (38-34). Y segundo, porque en la encuesta de Datexco, que no aplicó el filtro, Mockus le sacaba 11 puntos a Santos.

En cambio, en la encuesta de Napoleón Franco, contratada por Semana y RCN Radio y Televisión y la FM, Santos saca el 35 por ciento de intención de voto, y Mockus, 34 por ciento, perdiendo cuatro puntos frente a la de hace dos semanas.

La pregunta era básicamente una: ¿Por qué a tres semanas de las elecciones y precisamente cuando Santos va perdiendo deciden los encuestadores cambiar la metodología y 'filtrar' a los que no están inscritos? La respuesta, para los que estaban preocupados o indignados, era obvia: porque así no contabilizan los miles de jóvenes mockusianos que aún sin haber ido a registrar su cédula podrían votar dado que todos los que sacaron su cédula por primera vez después de 1987 quedan automáticamente inscritos para sufragar.

El resultado de las encuestas es muy importante porque con base en ellas mucha gente decide su voto. Decide, por ejemplo, votar por Mockus y no por Petro o por Pardo si ve que su voto hace la diferencia entre que el candidato Verde gane en primera vuelta o no. O los políticos deciden pasarse de una a las toldas de Santos si creen que va a ser el ganador o más bien esperar si lo ven rezagado en las encuestas para no quedarse sin 'el pan y sin el queso'. En fin, es mejor no aparecer rezagado en las encuestas, como es obvio.

¿Qué pasó?

Dados los intensos rumores, La Silla Vacía habló con Napoleón Franco, quien hizo la encuesta, y con Alejandro Santos y Rodrigo Pardo, director y subdirector de la Revista Semana y quienes contrataron y trabajaron en el diseño de la encuesta. La historia del 'filtro' es la siguiente.

Lo primero, según los tres, es que el resultado del 35-34 de intención de voto fue obtenido mediante una idéntica metodología a la que se le viene aplicando a la Gran Encuesta desde que ésta se comenzó a hacer hace un año. No se le aplicó ningún filtro. Es decir, refleja las respuestas de las 1.202 personas, que al ser entrevistadas en sus hogares entre el 4 y el 6 de mayo, dijeron que probable o definitivamente votarían en las elecciones del 30 de mayo.

Según Napoleón Franco, el 'filtro' que menciona la revista consiste en unas preguntas adicionales sobre el régistro de cédulas que se le agregó a la encuesta al final del interrogatorio. A los encuestados se les preguntó si tenían cédula inscrita o sabían dónde votar, a lo que el 89 por ciento dijo que sí y el 11 por ciento dijo que no. A ese 11 por ciento, le preguntaron si sabía cómo averiguar donde votar. El 51 por ciento de estas 138 personas dijeron que sí sabían, y el 49 por ciento dijo que no. Y a ese 49 por ciento (67 personas) le preguntaron si le interesaba averiguar dónde votar. Dos de cada tres dijeron que sí.

Franco dijo a La Silla Vacía que la idea de hacer estas preguntas adicionales fue suya. Que él quería saber si en realidad quienes están apoyando al candidato Verde y que muchos de ellos son jóvenes, saben dónde tienen que votar. Mucha gente -entre ellos nuestro blogger Luis Guillermo Vélez- dicen que el fenómeno de Mockus es inflado pues muchos de los jóvenes que son sus fans en Facebook a la hora de votar se quedan en su casa o ni siquiera se han inscrito para votar, lo cual distorsiona el resultado de las encuestas.

"Queríamos confirmar si la gente sabía dónde votar o no", dijo Franco. "Pero para la encuesta no podíamos usar ese filtro porque perdía el carácter histórico. El filtro es un anexo al final."

Rodrigo Pardo también explicó que el objetivo de estas preguntas también era saber si en realidad iba a votar tanta gente como se cree, ciudadanos que normalmente son abstencionistas.

Así como metieron la pregunta sobre si tenían registrada la cédula, le agregaron otras coyunturales como "si les molestaba la campaña negativa" o "si la declaración de Santos de haber fumado marihuana afectaba su intención de voto".

Aunque al final el resultado que publicaron sobre la intención de voto es sin el filtro y con idéntica metodología a las encuestas anteriores, tanto los directivos de Semana como el encuestador Franco dijeron a La Silla Vacía que para consumo interno sí corrieron los números aplicándoles el 'filtro' de solo los que habían registrado su cédula o sabían dónde votar, y que la variación de los resultados era insignificante.

La otra encuesta
En la encuesta del Centro Nacional de Consultoría-CM&, el filtro de los inscritos para votar sí se le aplicó a toda la muestra por lo cual no es estrictamente comparable con las anteriores pues sus fichas técnicas son diferentes. En todo caso, según expertos en estadística, es prácticamente imposible que sin el filtro, esa encuesta hubiera dado 44-28 como se rumoró en twitter y como creen los más paranoicos. Al parecer, el chisme salió del mismo Yamid Amat, director de CM&, a quien le oyeron decir el viernes pasado en una reunión social que él había puesto a rodar el dato falso para ver 'quien caía'.

Más allá de estos rumores, haber aplicado el 'filtro' revela varias cosas: que la idea de que el fenómeno de la ola verde es 'meramente virtual' no es cierto, porque si se le cree a Napoleón Franco, con el filtro o sin el filtro los resultados de la encuesta son iguales; que la abstención en estas elecciones será inferior en más de diez puntos frente a la elección más votada hasta ahora.

Con filtro o sin filtro, esta encuesta también demuestra que 'dar papaya' como la dio Mockus en los últimos días con todo el incidente de la hipotética extradición de Uribe tiene un costo. Aunque él realmente no le dijo al entrevistador Rafael Guarín, mano derecha de Rodrigo Rivera en la campaña de Juan Manuel Santos, que extraditaría a Uribe, tampoco logró desmarcarse de esa acusación que le hizo Santos durante el debate y todos los días después, con lo cual el 35 por ciento de los encuestados por Ipsos Napoleón Franco se declaró "menos interesado" en el candidato del partido Verde.

El impacto que tuvo todo el episodio de la presentación oficial del experto en rumorología J.J. Rendón en la campaña del candidato de la U y el escándalo alrededor del pleito judicial de su gerente no fue medido explícitamente por esta encuesta. Pero seguramente se verá -para bien o para mal- en la siguiente.

Lo que se sabe hoy por hoy, sobre todo dado que la encuesta de Napoleón Franco es quizás la más confiable porque es personal, cubre más municipios y es la más cara, es que Mockus y Santos están empatados en la primera vuelta. Y que en la segunda, Mockus sería Presidente. Pero faltan todavía 20 días.