China presentó un nuevo tren bala, el más rápido del mundo, que une las modernas ciudades de Guangzhou y Wuhan a una velocidad promedio de 350 kilómtros por hora.