Graffitis en Los Angeles (REUTERS/Lucy Nicholson)

Ver imagen ampliada