Personal militar estadounidense en la Base Naval de Guantánamo colocan bolsas de arena alrededor de la base para atenuar el eventual impacto de la tormenta tropical Isaac.

Personal militar estadounidense en la Base Naval de Guantánamo colocan bolsas de arena alrededor de la base para atenuar el eventual impacto de la tormenta tropical Isaac.

El ciclón provocó alertas de tormentas en Bahamas y Cuba. En éste último país, Defensa Civil sugirió a seis provincias del oriente tomar las primeras medidas preventivas, como "tener listos los aseguramientos" que permitan proteger a personas y recursos. Jamaica, por su parte, permanece vigilante.

En tanto, en Florida (sureste de EEUU), las autoridades empiezan a estimar que Isaac probablemente llegue al sur del estado convertido en huracán categoría 1, según indicaron medios locales.

La intensidad de los huracanes se mide a través de la escala  de cinco niveles Saffir-Simpson, y un huracán categoría 1, como se teme que podría convertirse Isaac, arrastra vientos máximos sostenidos de entre 119 y 153 km/h.

A las 00H00 GMT del jueves, Isaac se encontraba a 305 km al suroeste de Puerto Rico, a 340 km al sureste de República Dominicana, desplazándose hacia el oeste-noroeste del Caribe a 26 km/h, con vientos de 75 km/h, indicó el CNH.

"El centro de Isaac podría pasar hoy (jueves) por el sur de Puerto Rico y el viernes acercarse a la costa sur de República Dominicana y Haití", para luego dirigirse hacia Cuba por la noche, precisó el informe.

El CNH, con sede en Miami (Florida), aseguró que "se prevé que Isaac cobre fuerza en las próximas 48 horas y se transforme en huracán al acercarse a Haití, donde las lluvias podrían alcanzar los 50 cm, provocando inundaciones y deslaves.

Haití, que aún no se recupera del sismo de 2010 que provocó que cerca de 400.000 personas no tengan casa actualmente, declaró la alerta roja ante la aproximación del fenómeno, mientras que República Dominicana sólo mantiene una alerta por tormenta.

Cuba, por su parte, empezaba a prepararse para lluvias asociadas a Isaac a partir del sábado. El gobierno de las Bahamas emitió una advertencia de tormenta tropical para varias de sus islas, mientras Puerto Rico y las Islas Vírgenes siguen bajo advertencia de tormenta tropical.

  Isaac parece fortalecerse cuando Estados Unidos, especialmente Florida y Luisiana (sureste), recuerdan los 20 años del pasaje del huracán Andrew, los siete de Katrina y, más al este, el primer aniversario de Irene, que llegó a impactar hasta a la ciudad de Nueva York a finales de agosto de 2011.

"Estamos en el pico de la temporada (de huracanes), que va desde finales de agosto hasta mediados de octubre", dijo a la AFP Dennis Feltgen, portavoz de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) estadounidense en Miami, al explicar la coincidencia de las fechas de los fenómenos mortales.

En Estados Unidos nadie espera que se repita un ciclón tan destructivo como sucedió el 24 de agosto de 1992 con Andrew, ni mucho menos como Katrina, que en 2005 se convirtió en el huracán más mortal, cobrandose más de 1.500 vidas, y en el más costoso del país, con daños por encima de los 108.000 millones de dólares.

Las predicciones de NOAA "en estos momentos no indican que vamos a tener un ciclón categoría 5 -la mayor en la escala Saffir-Simpson-, como fue el caso de Andrew y Katrina", advirtió Feltgen, aunque aclaró que eso no resta importancia al potencial impacto que puede tener cualquier ciclón.

Previsiones de tempestad política en TampaIsaac se formó a menos de una semana del inicio de la convención republicana estadounidense, en la ciudad costera de Tampa (centro de Florida), donde desde el lunes se formalizará la candidatura de Mitt Romney como rival del mandatario Barack Obama para las presidenciales del 6 de noviembre.

En cuanto a las preocupaciones sobre que este huracán afecte Tampa durante la convención republicana, que se celebrará del 27 al 30 de agosto, el gobernador de Florida, Rick Scott, dijo que "por el momento, no se anticipa que habrá una cancelación", pero llamó a la población a vigilar la evolución de la tormenta.

La organización de la Convención Nacional Republicana en Tampa señaló que podría preparar un cambio del programa y evacuación del lugar en caso de que se produzca un huracán categoría 3 o más, es decir, cuando los vientos superan los 178 km/h.

Isaac ha tenido un comportamiento errático, por lo tanto por ahora la única tormenta previsible en Tampa es política, con la convocatoria de 50.000 militantes republicanos desde el lunes en esta ciudad costera, adonde llegarán para seguir la consagración como candidato oficial de Mitt Romney.

Susan McManus, profesora de Ciencias Políticas de la Universidad de Florida, aclaró que ese estado es uno de los que mejor maneja las crisis derivadas de los ciclones en el Atlántico.

Pero "si algo pasa que lleva a cancelar la convención, existe un proceso en el cual la presidencia nacional del Partido Republicano podría recolectar los votos de los delegados por teléfono o computadora luego de ser aprobados por el Comité Nacional del partido".

Mientras tanto, el jueves apareció Joyce, la décima tormenta tropical en el este del océano Atlántico, a unos 2.100 km al este de las islas Leeward, en las Antillas.