Esta imagen doble muestra la ciudad de Prypiat, que creció junto a la central nuclear de Chernobyl, tal y cómo lucía en 1982 y cómo luce tras su evacuación luego de la explosión del reactor en 1986(REUTERS | Vladimir Repik and Gleb Garanich)

Esta imagen doble muestra la ciudad de Prypiat, que creció junto a la central nuclear de Chernobyl, tal y cómo lucía en 1982 y cómo luce tras su evacuación luego de la explosión del reactor en 1986

Three Mile Island en Estados Unidos en marzo de 1979, Chernobyl en Ucrania en abril de 1986 y Fukushima en Japón constituyen los tres grandes desastres de la era nuclear.

En Chernobyl, el reactor número 4 estalló el 26 de abril de 1986, las barras de combustible se rompieron y las pastillas de uranio que contenían explotaron por efecto del calor. La explosión levantó la cubierta de concreto de unas 2.000 toneladas, dejando el reactor al aire libre, en contacto directo con la atmósfera.

Las emisiones más importantes se produjeron en el momento de la explosión del reactor que expulsó productos radiactivos a más de 1.200 metros de alturas.

Restos de uranio y pedazos del reactor fueron proyectados hacia los alrededores de la central mientras que el polvo, las nubes de partículas y el gas partieron hacia el aire para formar una nube radioactiva.

Entre el 26 de abril y mediados de mayo de 1986, la nube diseminó elementos radiactivos sobre la mayoría de los países europeos.

Entre los 600 operarios que intervinieron desde el primer día, expuestos a las dosis más elevadas, dos murieron inmediatamente de quemaduras, 28 en las semanas sucesivas y 17 más durante los siguientes años.

Según Naciones Unidas, el accidente provocó 4.000 muertos. Pero el balance sería de varias decenas de miles de muertos de acuerdo a las evaluaciones de diversas ONG.