Muchos de nosotros somos afortunados de ver un eclipse parcial, pero raramente se puede apreciar uno total. Este espectáculo ocurre cuando el camino de la Luna se encuentra completamente bloqueado del Sol por partes de la Tierra. Un eclipse solar ofrece una gran oportunidad para estudiar la corona -el halo que rodea al sol- y observar erupciones solares.