La Estación Espacial Internacional vuela delante de la Tierra, formando una asombrosa postal y una magnífica vista