Esta mansión de dos plantas recuerda a las antiguas construcciones del sur de Estados Unidos. Según el acuerdo prematrimonial, esta casa es un regalo de Cruise a Katie Holmes, de modo que si llegaran a separarse sería ella quien se quedaría con la casa.