EFE (© Copyright (c) Agencia EFE, S.A. 2011, todos los derechos reservados)
actualizado | por EFE| EFE

La toma de un puesto militar y el supuesto derribo de un avión agrava el conflicto en Cauca, Colombia

Bogotá, 12 jul (EFE).- La toma de una base militar por parte de un grupo de indígenas y el derribo de un avión de la Fuerza Aérea supuestamente por las FARC en el convulso departamento del Cauca elevó hoy la temperatura del conflicto armado que vive Colombia desde hace casi 50 años.


La toma de un puesto militar y el supuesto derribo de un avión agrava el conflicto en Cauca, Colombia

La toma de un puesto militar y el supuesto derribo de un avión agrava el conflicto en Cauca, Colombia

Bogotá, 12 jul (EFE).- La toma de una base militar por parte de un grupo de indígenas y el derribo de un avión de la Fuerza Aérea supuestamente por las FARC en el convulso departamento del Cauca elevó hoy la temperatura del conflicto armado que vive Colombia desde hace casi 50 años.

Después de que ayer el presidente Juan Manuel Santos anunciara en una visita al Cauca que no desmilitarizará esa zona, una de las más violentas del país, y pese al pedido de los indígenas que viven entre el fuego de la guerrilla y el Ejército, los nativos se tomaron hoy la justicia por sus manos.

Un centenar de indígenas desalojaron a las tropas que protegían un cerro con antenas de telecomunicaciones cercano a Toribío, localidad en la que el miércoles Santos celebró un consejo de ministros para analizar la difícil situación que se vive en el suroeste de Colombia y donde fue recibido por los nativos con abucheos.

Los integrantes de la llamada Guardia Indígena desmontaron las garitas, cubrieron las trincheras y tomaron el control del lugar, confirmó a Efe el dirigente Feliciano Valencia, consejero de la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca (Acín).

Además, Valencia solicitó en nombre del pueblo nasa que el exjuez español Baltasar Garzón actúe de interlocutor con el Gobierno para abrir un diálogo.

"Planteamos que para la interlocución y concreción de la propuesta nos designen al juez Baltasar Garzón para preparar ese espacio de diálogo amplio y abierto", afirmó el dirigente, en alusión al exjuez de la Audiencia Nacional de España que ha viajado en varias ocasiones al Cauca para defender los derechos de los nasa.

El dirigente también explicó que la ocupación del cerro se suma a la destrucción de las tres trincheras levantadas por la Policía en el centro urbano de Toribío, así como a sus contactos con guerrilleros de dos campamentos de las FARC situados en las montañas cercanas, a los que también pidieron su retirada.

Y es que la población civil del suroeste de Colombia, en buena parte indígena, vive entre el fuego cruzado de todos los actores armados que alimentan la guerra colombiana.

Esa situación derivó ayer en el supuesto derribo de un avión de la Fuerza Aérea Colombiana (FAC), que formaba parte de la flotilla que daba seguridad al presidente Santos y que llevaba a cabo operativos contraguerrilla.

El suceso acabó con la vida de los dos tripulantes: el teniente Andrés Serrano Lemus, un piloto de 29 años, y su acompañante, el técnico primero Óscar Raúl Castillo Moncaleano, de 38 años.

La aeronave, un Súper Tucano de fabricación brasileña, cayó en el área de Jambaló, al norte del Cauca, donde quedó muerto Serrano Lemus, bajo la custodia de los indígenas; mientras que el cuerpo sin vida de Castillo Moncaleano fue a parar a manos de las FARC.

Hoy, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) afirmaron en un comunicado fechado en las "Montañas del Cauca" y firmado por la columna "Jacobo Arenas" haber derribado el avión, que según comprobó Efe en el lugar de los hechos quedó totalmente destrozado.

"Desde el día 3 de julio hemos mantenido asediado al Ejército y a la Fuerza Pública que cobardemente se escuda en el casco urbano del municipio de Jambaló", indica el escrito, en el que la guerrilla agrega que desde esa fecha han "desarrollado 32 combates de distinto carácter".

"El último combate, ejecutado el día ayer a las 15.30 horas (20.30 GMT), en la vereda Paletón, del municipio de Jambaló, dejó como resultado el derribo de un avión Súper Tucano por nuestro fuego antiaéreo y muertos sus dos tripulantes", agregó el grupo armado.

Esa versión, sin embargo, no coincide con los argumentos esgrimidos por el comandante de la FAC, general Tito Saúl Pinilla, quien indicó que no hay "ningún indicio de que el avión haya sido derribado", al puntualizar que se trató de "un accidente aéreo que debe ser investigado".

Por su lado, el presidente Santos consideró "muy improbable" que la aeronave fuera derribada porque, a su juicio, la guerrilla "no tiene la capacidad para hacerlo".

En medio de estos hechos, las FARC citaron al Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) en un lugar cercano a Jambaló para entregarle el cadáver de uno de los militares.

La misión humanitaria, a continuación, recogió el segundo cadáver en un punto próximo, para después partir con los cuerpos hacia Popayán, la capital del Cauca.

Copyright (c) Agencia EFE, S.A. 2011, todos los derechos reservados

0Comentarios

publicidad