efe.com (© Copyright (c) Agencia EFE, S.A. 2010, todos los derechos reservados)
actualizado | por efe.com

El consumo alcohol a partir de los 18 años causa pérdidas de 11 millones en fondos federales

San Juan, 28 oct (EFE).- Puerto Rico permite el consumo de alcohol a partir de los 18 años frente a la edad mínima de 21 en Estados Unidos, causa de una pérdida anual de 11 millones de dólares en fondos federales para seguridad en carreteras y de problemas médicos para la juventud.


El consumo alcohol antes de la edad mínima causa pérdidas de 11 millones en fondos federales

El consumo alcohol antes de la edad mínima causa pérdidas de 11 millones en fondos federales

San Juan, 28 oct (EFE).- Puerto Rico permite el consumo de alcohol a partir de los 18 años frente a la edad mínima de 21 en Estados Unidos, causa de una pérdida anual de 11 millones de dólares en fondos federales para seguridad en carreteras y de problemas médicos para la juventud.

La Comisión de Transporte en Infraestructura de la Cámara de Representantes presentó un informe ante ese órgano legislativo para denunciar que Puerto Rico no ha elevado todavía a 21 años la edad mínima para el consumo de alcohol.

El documento recuerda que la legislación federal dispone que cada estado debe establecer en 21 la edad mínima para consumir alcohol y que de lo contrario el territorio dejaría de recibir un 10 por ciento de los fondos federales destinados a la seguridad en carreteras.

El director de la Comisión de Transporte en Infraestructura de la Cámara de Representantes, Henry Taboada, explicó hoy a Efe que por no elevar en Puerto Rico a 21 la edad mínima para el consumo de alcohol, en los últimos años la isla dejó de recibir millones de dólares en concepto de ayudas para carreteras.

El informe presentado señala que según datos de la Comisión para la Seguridad en el Tránsito no aumentar la edad mínima a 21 años le ha supuesto a Puerto Rico, en total, dejar de recibir cerca de 170 millones de dólares para la mejora de carreteras.

Taboada señaló que el informe tiene como objetivo llamar la atención sobre la pérdida de fondos y, sobre todo, denunciar un problema -el elevado consumo de alcohol- que afecta a toda la sociedad puertorriqueña y en especial a su juventud.

El estudio denuncia que Puerto Rico está clasificado como uno de los diez países del mundo con mayor consumo de bebidas alcohólicas por persona.

Estadísticas de la Policía de Puerto Rico, apunta el documento, indican que cerca del cien por ciento de los estudiantes de la isla caribeña han consumido alguna vez en sus vidas bebidas alcohólicas.

Además, el informe hace referencia a un estudio del Instituto Internacional para la Prevención del Alcohol en Estados Unidos, según el cual los problemas asociados al consumo en jóvenes en Puerto Rico representó un costo para el país de 295 millones de dólares sólo en 2007.

Otros datos suministrados en el informe destacan que un 6,6 por ciento de jóvenes ha admitido asistir borracho a la escuela y que otro 6,8 por ciento reconoció haberse subido embriagado a un vehículo de motor.

Según un informe de la Comisión para la Seguridad en el Tránsito (CST) de la isla caribeña, durante los pasado diez años murieron en las carreteras puertorriqueñas 2.100 personas a causa de embriaguez, de las que el 14 por ciento eran jóvenes de entre 16 y 21 años de edad.

La Administración de Servicios de Salud Mental y Contra la Adicción (ASSMCA) denuncia por su parte que el coste anual de los accidentes de tráfico -gran parte de los cuales se atribuye al consumo de alcohol- ascienden a 750 millones de dólares o el 1,6 por ciento del Producto Interior Bruto de la isla.

El informe de la Comisión de Transporte en Infraestructura concluye que Puerto Rico es el único territorio estadounidense que no ha elevado a 21 años la edad para consumir alcohol, lo que ha significado dejar de ingresar e 170 millones de dólares que se habrían empleado en mejorar la red de carreteras de la isla.

Taboada destacó que el informe debe servir para que se valore la puesta en marcha de medidas legislativas que puedan modificar la norma actual.

Sin embargo, la patronal, a través del Centro Unido de Detallistas (CUD), ya puso reparos a posibles modificaciones y pidió que se realice un estudio sobre las consecuencias económicas para las empresas del país que supondría la modificación de la norma.

El CUD alerta de que la modificación traería consigo una reducción de ventas en el comercio, la caída de recaudación para Hacienda y el fomento de fiestas privadas.

La Asociación de Distribuidores y Elaboradores de bebidas Alcohólicas de Puerto Rico apunta por su parte que la medida impediría que muchos jóvenes menores de 21 años pudieran trabajar -como lo hacen hasta ahora- en locales donde se venden bebidas alcohólicas.

0Comentarios

publicidad