La última víctima fue Dominique strauss-Kahn pero antes de él también estuvieron en la mira la Embajada de Georgia, el gobierno ucraniano y hasta la Eurocopa. ¿Qué tienen en común? Todos sufrieron las furiosas manifestaciones de Femen, el grupo de bellas mujeres ucranianas, que está dispuesto a revelar las, que en su concepto, son injusticias que pasan desapercibidas.

En el caso de Strauss-Kahn, las militantes de Femen repudiaron frente a su residencia en París el que consideran un maltrato por parte del exdirector del Fondo Monetario Internacional (FMI) contra la mujer. Carteles, agua y muy poca ropa fueron las constantes de esta manifestación en la que, como suele suceder, debio interferir la policía local.

El grupo nació en Ucrania en 2008 para manifestarse en contra de hechos que atentan contra la libertad de las mujeres como el turismo sexual, las agencias internacionales de matrimonios y el maltrato de género, entre otros. De acuerdo a su eslogan, el objetivo de la organización es "desarrollar el liderazo y las cualidades intelectuales y morales de las mujeres ucranianas" y desde hace algunos meses planean entrar de lleno en la política nacional.

Pese a las críticas que las tachan de ser pro Tymoshenko -es decir, alineadas con la exprimer ministro de Ucrania, Yulia Timoshenko-, "agentes de Putin", "hippies" e inclusive "drogadictas", las chicas de Femen siguen siempre atentas la realidad internacional y están dispuestas, en todo momento, a dejar la camiseta en el campo (o en la casa) por las causas que consideran justas.